El sector de las adquisiciones ha cambiado drásticamente en los últimos 10-15 años, mientras que al principio el profesional de las adquisiciones era «sólo» una figura que gestionaba los contactos comerciales, los pedidos y los contratos, ahora el CPO desempeña un papel cada vez más estratégico y debe tener un conjunto de habilidades multifuncionales, incluyendo, por ejemplo, la gestión de riesgos, la sostenibilidad, la categoría y la gestión del cambio.

Él o la responsable de las compras, tanto en el sector público como en el privado, desempeña de hecho un papel fundamental en la realización de la visión empresarial y en la capacidad relativa de innovación. La contratación electrónica apoya a los CPO en este reto, principalmente porque les permite procesar grandes cantidades de datos, obteniendo información que habría sido imposible recopilar de otro modo.

Los datos deben situarse en el centro de cualquier decisión empresarial, y gracias en parte a nuevas tecnologías como la IA, el aprendizaje automático y el análisis de big data, las capacidades de recopilación y procesamiento de las plataformas de eProcurement están evolucionando rápidamente. Como resultado, el enfoque de los CPOs se ha ampliado considerablemente, y sus habilidades necesitan hacer lo mismo.

La pandemia ha acelerado un proceso de renovación de la figura del responsable de compras que ya había comenzado hace tiempo, sobre todo en lo que respecta a la actitud ante el uso de la tecnología. De hecho, muchas empresas han rediseñado sus cadenas de suministro adoptando, también con carácter de urgencia, nuevas soluciones digitales, incluidas las plataformas integradas de eProcurement.

Para aprovechar plenamente las ventajas del cambio, es esencial aplicar la centralización de la información; los datos deben compartirse en todas las estructuras empresariales para identificar el margen de mejora y asignar mejor los recursos de forma holística.

Las soluciones modernas de aprovisionamiento, como vortalvision, permiten procesar grandes cantidades de datos; el problema es saber cómo aprovecharlos eficazmente. Sigue ocurriendo, por ejemplo, que los datos son recogidos por diferentes sistemas que no son capaces de colaborar, y que el análisis resultante es parcial, aportando poco valor al negocio.

La verdadera clave, por tanto, es la correlación entre los datos correspondientes a las diferentes dimensiones/fases de la compra y otras funciones empresariales, como la logística y las finanzas. Cuantas más correlaciones se establezcan, mayor será la capacidad de generar innovación a través del análisis de datos.

Las plataformas de aprovisionamiento también ayudan a desarrollar las habilidades del personal dedicado facilitando la aplicación de las mejores prácticas, un ejemplo es la automatización de las compras más simples y repetitivas, lo que ahorra tiempo y aumenta la eficiencia, una práctica que la tecnología ha hecho posible desde hace varios años.

La Inteligencia Artificial y el Deep Learning aplicados a las compras son sin duda unas de las nuevas tecnologías más interesantes a explorar. Y es precisamente en este ámbito en el que VORTAL ha invertido en los últimos años, permitiendo la interoperabilidad de su plataforma y el desarrollo de herramientas de Business Intelligence.

Sin embargo, los procesos de compra deben estar totalmente informatizados, y ser utilizados de forma extensiva y eficaz, antes de poder activar los beneficios de estas nuevas tecnologías. En este momento histórico es fundamental primero digitalizar todas las fases de la contratación, teniendo la atención de garantizar la interoperabilidad de los datos entre diferentes sistemas, hecho que permitirá definir y conseguir nuevos objetivos ambiciosos gracias a la innovación tecnológica. Por lo tanto, las plataformas de eProcurement deben dejar de ser consideradas como herramientas que simplemente aumentan la eficiencia de los procesos, sino como activos estratégicos que permiten la innovación.